lunes, 10 de junio de 2013

Criollo se declara culpable por asesinato de su esposa en Harlem

NUEVA YORK._ El dominicano Reynaldo Lebrón, acusado de asesinar frente a sus hijos (una hembra de ocho y dos varones de 6 y 4) a su esposa Massiel Abreu de 29 años de edad, el 27 de mayo del 2010 en un edificio en el Oeste de Harlem, se declaró culpable el viernes último del homicidio en la Corte Criminal de Manhattan.


La pareja, se había conocido en la República Dominicana y decidieron mudarse juntos a un apartamento en el complejo de viviendas Saint Nicholas Houses en Harlem y cuando todo parecía feliz, comenzaron los celos y las discusiones.


La víctima trabajaba después de clases en un programa de un centro comunitario cerca de su casa. Los fiscales dijeron que Lebrón mató a Abreu a las 10:00 de la noche en el pasillo del edificio donde ella se había mudado con sus hijos y poco después que notificara al 911 aue el hombre violó una orden de protección.


Lebrón la alcanzó y le disparó dos balazos en el pecho. Los investigadores dijeron que mientras Abreu agonizaba en un pasillo del edificio, Lebrón le dijo a los hijos que presenciaban el homicidio a través de la puerta principal que se había quedado abierta que se callaran y se encerraran o que los iba a matar a ellos también.


La madre y otros parientes de Abreu dijeron que la joven dominicana mantuvo una relación tortuosa con Lebrón en la que prevaleció la violencia doméstica que desembocó en el asesinato de su hija.


Los problemas entre ambos comenzaron después que se casaron y llegaron los hijos. La madre, María Abreu, relató que su hija había interpuesto una orden de protección (alejamiento) contra Lebrón para mantenerlo a raya.


Pero decidió revocar el caso y regresar junto a su verdugo a un apartamento del Alto Manhattan, abandonando la casa de su madre donde la protegían.


La madre añade que su hija lucía nerviosa y que se dio cuenta de que nuevamente estaba en problemas con Lebrón y temía por su seguridad.


Nunca invitó a la mamá a su nuevo apartamento.


La noche del asesinato, Abreu llamó a la policía para informar que su esposo de 34 años de edad, había violado la orden de alejamiento, pero fue detenido poco después de la muerte y acusado por el asesinato, posesión de armas y poner en peligro el bienestar de las niñas.


"Desearía haber hecho más para proteger a mi hija", dijo la madre de 60 años de edad.


"El estaba ciego", expresó la progenitora que está luchando por la custodia de los menores, la hembra de ocho y dos varones que entonces tenían cuatro y seis y quienes fueron entregados por el estado a un tío con supervisión de la Administración de Bienestar Infantil (ACS, siglas en inglés).


Lebrón será sentenciado el 27 de este mes de junio.


El Fiscal del Distrito de Manhattan, Cyrus R. Vance Junior dijo que tres niños pequeños no sólo perdieron a su madre a manos de su madre, sino que también se vieron obligados a ser testigos del asesinato a sangre fría.


El comunicado de la fiscalía recuerda que Lebrón asesinó a Abreu a las 10:00 de la noche del 27 de mayo del 2010, cuando el convicto persiguió a su esposa por el pasillo, cuando ella trataba de pedir auxilio tocando a las puertas de varios apartamentos de vecinos.


"El acusado agarró a la víctima, le disparó dos veces en el pecho y huyó de la escena. Durante el tiempo del asesinato, los niños de 8, 6 y 4 años, vieron el crimen a través de la puerta del apartamento que estaba abierta", agrega el fiscal.


"El acusado ordenó a los niños cerrar la puerta y lo amenazó con matarlos si no lo hacían", concluye el comunicado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada